La reconstrucción del Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, después del incendio al que se vio sometido, ha tenido como objetivo principal una nueva adecuación funcional de este espacio.

Esto ha implicado no sólo una nueva distribución y ubicación de los espacios de servicio (vestuarios, salas, accesos, aseos...) afectados por cuestiones normativas, sino la adecuación del uso que un espacio de estas dimensiones y características tiene en la actualidad. Se trata por lo tanto, de una reconstrucción total, no de una rehabilitación, ejecutada y proyectada de acuerdo con las normas vigentes y destinada a los nuevos usos que la sociedad demanda.

El Palacio no está diseñado para ningún acontecimiento en especial sino para permitir la celebración de la más amplia gama de ellos. Precisamente su ubicación, plenamente urbana, que por otra parte es muy limitativa en las posibilidades del volumen del edificio, es la que ha animado la búsqueda de este espacio multiuso y polivalente, localizado en un punto muy importante del casco urbano y dotado de numerosas posibilidades de transporte público (cuatro líneas de metro y más de quince líneas de autobuses urbanos).

El Palacio cuenta con un gran aforo dotado de gradas telescópicas y cortinas divisorias que permite obtener distintas configuraciones con capacidades de acuerdo a las necesidades del evento, que pueden llegar a más de 15.000 espectadores en un combate de boxeo o un concierto, a 13.500 en un campeonato de gimnasia; un partido de baloncesto, balonvolea, balonmano o fútbol-sala y casi a 7.000 en una competición de atletismo, colocando la pista a la cota + 3,60.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…