Fue el pasado 29 de abril, a menos de 48 horas de las últimas lluvias. El Barranco del Infierno estaba pletórico, exhuberante, espléndido, generoso de agua y belleza se mirase por donde se mirase. Rizos, David y yo no dejamos pasar la oportunidad de atravesarlo.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…