Dirigida por el fotógrafo James Q Martin, dejamos con ustedes la primera entrega de los despachos ambientales de Ríos Libres. La serie explora el conflicto de la gente y el ecosistema afectado por el mega proyecto hidroeléctrico de Hidroaysén.

Como complemento, compartimos también un texto de Juan Pablo Orrego, presidente de la organización Ecosistemas y miembro del Consejo de Defensa de la Patagonia.

Por Juan Pablo Orrego

Se dice que la campaña “Patagonia Sin Represas” es épica. ¡Con razón!

Esta campaña no es solamente parasalvar dos de los ríos más magníficos de la Patagonia, Baker y Pascua; no se trata solamente de proteger la legendaria, mágica belleza de esta biogemaplanetaria, su biodiversidad, y complejo mosaico ecosistémico; no pretende solamente salvar para todos los pueblos y todos los tiempos, para la humanidad, este patrimonio cultural y natural único.

Y esto ya es mucho… Pero esta campaña además busca ayudar a nuestro país a evitar el terrible, imperdonable error de construir un complejo hidroeléctrico tan destructivo como totalmente innecesario en el corazón de la Patagonia, cuando tenemos abundantes alternativas sustentables a la mano. Es así como la campaña está también haciendo una contribución colectiva seria a un cambio radical de paradigma en términos dedesarrollo energético en nuestro país.

El “Consejo de Defensa de la Patagonia”, con sus miembros de muchos países, ha sido capaz de promover la elaboración de un diagnóstico detallado de los graves problemas del modelo energético nacional, y, aún más importante, de una propuesta concreta para una gradual, pero profunda reforma del sector para re-orientarlo hacia la sustentabilidad social y ecológica.

La apabullante escala de destrucción que acompaña las grandes represas es la consecuencia directa de patrones actuales de crecimiento económico, de modelos particulares de así llamado “desarrollo.” La verdad es que el desafío vida o muerte de la humanidad no escómo generar más, sino cómo disminuir significativamente la demanda y el consumo, de todo, de hecho, no solamente de energía. El ‘manejo por el lado dela demanda’ comienza con conservar y ahorrar la energía, pero después necesitamos poner una mirada mucho más profunda respecto del cómo, para qué y para beneficio de quiénes es todo este “desarrollo.”

Nuestras opciones son literalmente infinitas, pero misteriosamente algunas nos orientan hacia la entropía y la muerte, y otras hacia la sinergia y la vida. Nuestra meta debiera ser calidad de vida para todos los seres de la biosfera, lo que solo se puede lograr la conservación de la integridad ambiental planetaria. En este sentido, Patagonia, sus glaciares, ríos, bosques, pumas y huemules; sus mares, delfines, ballenas; su gente, del pasado y presente, nos están orientando en la dirección correcta tal como un viento puro y poderoso alinea una veleta. Como dijo un amigo: “Si podemos salvar la Patagonia, podemos salvar el mundo.” Lo contrario noes una opción.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…