Lunes 22 de julio - Devoción Matutina para Jóvenes 2013 - La importancia de un buen nombre

En aquel día, siete mujeres agarrarán a un solo hombre y le dirán: "De alimentarnos y de vestirnos nosotras nos ocuparemos; tan solo déjanos llevar tu nombre: ¡Líbranos de nuestra afrenta!" (Isaías 4:1).

Quizá no era la intención del profeta que las siete mujeres a las que se refería fueran simbólicas de siete iglesias, como lo pensaba el apóstol Juan en Apocalipsis. Porque un buen nombre es muy importante. Llevar el nombre, nada más, sin compromisos, lo único que quieren es llevar el nombre. Es difícil imaginar cómo un movimiento creciente puede subsistir durante casi dos décadas sin un nombre. George Knight señala en Lest We Forget [No sea que olvidemos] que, según algunos, elegir un nombre era ser como las otras iglesias. Por otra parte, ¿en qué parte dice la Biblia que las iglesias deben tener un nombre?
Es cierto que la Biblia no dice que Dios pusiera nombre a su iglesia, pero el gobierno sí exige que la iglesia tenga un nombre si quiere poseer propiedades. La necesidad de darle un nombre a la Iglesia Adventista surgió de la necesidad de inscribir la casa editora de Battle Creek, Michigan, en los registros gubernamentales. A principios del año 1860 Jaime White llegó a la conclusión de que ya no se haría cargo de los aspectos financieros de la institución.
Aun consciente de que sin un nombre no podrían registrar las propiedades, R. F. Cottrell escribió:
"Sería erróneo "ponernos un nombre", pues eso está en el mismo fundamento de Babilonia". White replicó a la sugerencia de Cottrell (que el Señor cuidaría las propiedades de la iglesia) diciendo: "Es peligroso dejar a Dios lo que él nos ha dejado a nosotros".
En 1860, un congreso de observadores del sábado votó la elección de un nombre para la denominación. Muchos se inclinaban por el nombre “Iglesia de Dios". Pero ya había muchos grupos que tenían ese nombre. Finalmente, David Hewitt sugirió el nombre adventistas del séptimo día. Su propuesta fue aceptada, pues muchos delegados reconocieron que "expresaba nuestra fe y nuestra posición [doctrinal]". Elena de White, que había permanecido en silencio durante todo el debate, dijo: "El nombre adventista del séptimo día presenta los verdaderos rasgos de nuestra fe, y convencerá a la mente inquisidora" (La iglesia remanente, p. 106).
Tal es el valor de un buen nombre que debemos cuidar y ennoblecer. Recuerda que nuestro testimonio pone en alto el nombre de la iglesia de Dios donde quiera que estemos.

MEDITACIONES MATINALES JÓVENES 2013
¿SABÍAS QUE…?
Por: Félix H. Cortez
__________________________________________________
Visite nuestra web: DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: youtube.com/jespadillchannel
Vimeo: vimeo.com/jespadillchannel
__________________________________________________

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…