Como en una buena obra de arte, las palabras de Rodolfo Llinás hicieron vibrar el cerebro emocional de los más de 1.100 espectadores de su charla en la Tadeo, que dio inicio al ciclo de conferencias que exploran las intersecciones entre la ciencia y el arte.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…