Hace un millón de años, cuándo las ballenas paseaban por el cielo, el hombre no sabía cómo trasladar objetos de un lugar a otro. Las ballenas y los humanos se llevaban muy bien, siempre platicaban y eran buenos vecinos. Las grandes ballenas les daban sombra a los humanos. Cuando ellas tenían calor, la gente les echaba cubetas con agua para refrescarlas.
Un día, un señor loco llamado Ofelio, se le ocurrió construir un templo de 200 metro de altura. Nadie quería participar en su proyecto ya que pensaban que era imposible construir algo tan alto. El rey ballena Álamo, habló con Ofelio y le dijo que él y sus ballenas lo ayudarían, sólo tenía que construir las cosas en el suelo por partes, y las ballenas se encargarían de todo lo demás. Ofelio construyó el templo en 50 piezas y las ballenas se tragaban la estructura y la escupían una encima de la otra.
Finalmente pudo construir el templo de 200 metros y otros edificios y estructuras de igual o mayor tamaño.

Escrito y hecho por: Danna Krouham

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…