Un árbol vale más que su madera