¿Hay felicidad sin valores?