Sergio Larraín, el instante eterno