1. 3 ventes / 3 minutes : Paradis retrouvés !

    04:26

    from interencheres.com / Added

    645 Plays / / 0 Comments

    Envie de revivre la libération sexuelle des sixties ? De vous promener dans la campagne creusoise avant l’arrivée de l’industrie ? De cheminer de villages en villages avec les colporteurs, les rémouleurs et les autres artisans d’antan, dont les petits métiers ont aujourd’hui disparus ? Grâce aux toiles de Tom Wesselmann, des artistes de l’Ecole impressionniste et post-impressionniste de Crozant et d’un peintre flamand du XVIIIe ; retrouvez vite tous ces paradis perdus ! (Pour en savoir plus sur l’Ecole de Crozant, l’ouvrage de Christophe Rameix « Impressionisme et post impressionnisme dans la vallée de la Creuse » vient de sortir aux éditions Christian Pirot).

    + More details
    • le jardin de Monet

      05:47

      from Lee Delve / Added

      23 Plays / / 0 Comments

      Our visit to Monet's Garden in June 2009 during our Normandy Road Trip.

      + More details
      • Water Lily Ponds

        02:46

        from Jill Clayton / Added

        68 Plays / / 1 Comment

        Art in the style of Claude Monet - The Water Lily Pond.

        + More details
        • Variaciones Solaris, Variación nº 2

          13:26

          from Rubén Díaz de Corcuera / Added

          326 Plays / / 0 Comments

          Recorrido de la pIEZa 2011: Ayudas a la producción del Gobierno Vasco. FUndaMenTo Solaris es el título de una novela de ciencia ficción publicada por el polaco Stanislaw Lem en 1961. El brillante relato de Lem dió lugar a dos magníficos filmes, uno dirigido por Andrei Tarkovsky en 1972 y otro más reciente dirigido por Steven Soderbergh en 2002. Ofrezco a continuación una sinopsis de la obra de Lem: En una estación científica establecida sobre el planeta SOLARIS, un mundo océanico situado a años luz de la Tierra, se están produciendo una serie de fenómenos extraños. Los científicos allí destacados parecen haber perdido la cordura. La agencia responsable del programa de investigación, envía al doctor Kris Kelvin, especialista en psicología de los astronautas, a averiguar lo que ocurre. SOLARIS es un planeta psíquico, una poderosa inteligencia extraterreste. Se sabe que piensa, no se sabe qué. Escapa hasta ese momento a la comprensión humana. La excede. Al llegar a Solaris, Kelvin se percata del enrarecido ambiente que reina en la estación Prometheus. Las instalaciones parecen abandonadas y los tripulantes Snaut y Sartorius presentan conductas psicóticas. Snaut lo recibe con desconfianza y Sartorius rechaza salir de su cubículo. Pronto descubre que el tercer tripulante, Gibarian, conocido suyo personal, se ha suicidado apenas unos días antes de su llegada a la estación. En todo caso, Snaut le previene ante la inminente llegada de unos misteriosos ”visitantes”. Cuando Kelvin se despierta horas más tarde encuentra a su lado en el lecho a Harey, la que fuera su esposa, el amor de su vida, muerta en dolorosas circunstancias, diez años antes. No es un fantasma, no es una alucinación. Su corporeidad es incontestable, y porta además casi todas las pruebas concebibles de ser ella misma y no una representación: sus rasgos, su estilo, sus gestos, su voz... Solaris es capaz de arrojar a sus investigadores humanos representaciones animadas de toda clase de seres, incluidos seres humanos ya desaparecidos, réplicas super icónicas de seres conocidos. Solaris sería en términos pictóricos, un retratista supremo. Sin embargo, este pequeño Dios se expresa a sí mismo en términos completamente abstractos. Esta dualidad abstracta/súper icónica de Solaris (abstracta como sujeto pasivo, super icónica como sujeto activo) me fascina en tanto que semiótico y, sobre todo, en tanto que pintor. El tema central de Las Variaciones Solaris es el propio Solaris como sujeto/objeto de interés pictórico. Solaris sEgÚn LEM 1. Solaris se extendía ante mis ojos, inmenso ya, chato [...] 2. Un velo cubrió el cielo anaranjado [...] 3. Yo oscilaba como la pesa de un péndulo gigante, en tanto el planeta, superficie estriada de surcos violáceos y negruzcos, se alzaba delante de mí como una pared [...] 4. Divisé las ondas apizarradas del océano, animadas de un débil movimiento, y de golpe las nubes subieron a gran altura, circundadas por un deslumbrante fulgor escarlata; más allá, el cielo leonado se volvió ceniciento, lejano y apacible [...] 5. …volví a ver las olas del océano como centelleantes crestas de mercurio [...] 6. Aquellas olas negras, de reflejos sanguinolentos, bajo el sol hundido [...] 7. el agua brillaba con un resplandor grasoso, y las olas mismas parecían segregar un aceite de tintes rosáceos [...] 8. El planeta gravita alrededor de dos soles, un sol rojo y un sol azul [...] 9. Se estudió asimismo la superficie del planeta, cubierta por un océano tachonado de islas innumerables, que podían definirse como altiplanicies. La superficie total de estas islas es inferior a la superficie de Europa, aunque el diámetro de Solaris sobrepasa en un quinto el diámetro de la Tierra [...] 10. …carácter activo de los movimientos oceánicos [...] 11. …se había admitido que el océano era una formación orgánica (nadie, en aquellos tiempos, se había atrevido aún a llamarla viviente). Pero en tanto los biólogos lo consideraban como una formación primitiva (una especie de entidad gigantesca, una célula fluida, única y monstruosa que llamaban "formación prebiológica" y que rodeaba el globo como una envoltura coloidal, en algunos lugares de un espesor de varios kilómetros), los astrónomos y los físicos afirmaban en cambio que aquella era una estructura organizada, que había evolucionado de modo extraordinario; según ellos, el océano era una entidad mucho más compleja que las estructuras orgánicas terrestres, puesto que era capaz de influir eficazmente en el trazado de la órbita [...] 12. …máquina plasmática, es decir una formación quizá privada de vida, de acuerdo con nuestras concepciones, pero capaz de emprender actividades útiles [...] 13. …informe masa viscosa [...] 14. …océano genial [...] 15. Cuando yo era estudiante —en el intervalo se habían recogido nuevos informes— se admitía ya en general la existencia de vida en Solaris, aunque limitada a un único habitante [...] 16. El segundo tomo de Hughes y Eugel, que yo seguía hojeando maquinalmente, comenzaba con una sistematización tan ingeniosa como divertida. La tabla de clasificaciones incluía tres definiciones: Tipo: Polítero; Orden: Sincitialia; Categoría: Metamorfo. Como si conociéramos una infinidad de ejemplares de la especie, cuando en realidad no había más que uno, aunque pesaba, es cierto, setecientos billones de toneladas [...] 17. El océano —fuente de impulsos eléctricos, magnéticos y gravitatorios— se expresaba en un lenguaje en cierto modo matemático [...] 18. un monstruo dotado de razón, un océano-cerebro protoplasmático que envolvía todo el planeta y perdía el tiempo en consideraciones teóricas extravagantes acerca de la realidad del universo. Nuestros aparatos habían interceptado fragmentos minúsculos de un monólogo prodigioso e inacabable que se desarrollaba en las profundidades de un cerebro desmesurado, y escapaba forzosamente a nuestra comprensión. [...] 19. Aquella superficie ondulante era capaz de generar muy diversas formaciones, que en nada se parecían a lo conocido en la Tierra, y la función —proceso de adaptación, de reconocimiento o vaya a saber qué— de esas bruscas erupciones de "creatividad" plasmática continuaba siendo un enigma.[...] 20. …océano pensante [...] 21. …cerebro gigantesco, prodigiosamente desarrollado [...] 22. El océano se entregaba a transformaciones innumerables, a una "autometamorfosis ontológica" [...] 23. …todo hombre de ciencia que se dedique al estudio de la Solarística tiene la indeleble impresión de percibir los fragmentos de una construcción inteligente, genial acaso, mezclados sin orden con producciones absurdas, aparentemente engendradas por el delirio. Así nació, en oposición a la concepción "océano-yogui", la idea del "océano-autista" [...] 24. El océano viviente tenía bajíos y fosas; las islas, recubiertas de un sedimento mineral en descomposición, participaban sin duda de la naturaleza del fondo del océano; [...] 25. Un resplandor insoportable avanzaba por el horizonte, persiguiendo a un ejército de sombras espectrales que se levantaban entre las olas y se alargaban hacia la estación. Amanecía. Luego de una hora nocturna, el segundo sol del planeta, el sol azul, subía en el cielo 26. Entornando los ojos, me aventuré a echar otra ojeada por la abertura del cortinado: una superficie de metal fluido vibraba y palpitaba bajo un cielo de llamas blancas [...] CoNceptO EstéTiCo Las Variaciones Solaris representan un triple intento expansivo. Expansión al tiempo y al espacio (literalmente, en ambos casos) y, también, expansión al sonido, de un género clásico, el paisaje. Esta serie de info o vídeo pinturas pertenece a la tradición de los plenairistas, los pintores de la escuela de Barbizon y sus geniales epígonos, los impresionistas. Aquellos pintores de la segunda mitad del siglo XIX que optaron por abandonar el estudio y enfrentar el motivo pictórico en su propio terreno, inaugurando, según algunos autores, la sensibilidad pictórica contemporánea. Tal relato no está exento de contradicciones. La naturaleza representada por estos artistas resulta ser en muchas ocasiones un motivo adaptado, una realidad prefabricada o intervenida según una cierta idea de lo natural. Como el gran pintor Claude Monet para su famosa serie de Nympheas o Nenúfares, yo tampoco me he conformado con hacer una visita de pintor a un estanque natural sino que me lo he construido a la medida de mis necesidades pictóricas. Mi intención era igualmente tener a mano un motivo plástico interesante. Pero ha resultado, al final, un estanque un poco grande, lo que me ha obligado a retrasar considerablemente el caballete y adquirir un punto de vista, ciertamente, insólito. En las Variaciones Solaris fantaseo con la idea del artista astronauta, o del astronauta artista. La idea en todo caso del paisajismo de planetas. En mi opinión, también un planeta admite este punto de vista, digamos pictórico o plástico. En la primera Variación Solaris se conducía al público de un primer plano intransitivo, en el que no había nada reconocible, a un plano general en el que se reconocía al final, de un modo genérico, un planeta. Quedaba demostrado en esta primera entrega la extraña velocidad con la que podía pasarse de la abstracción a la iconicidad o figuración. En esta segunda variación nos hemos propuesto exactamente lo contrario (transitar de lo figurativo a lo abstracto). Considero que una sensibilidad adecuadamente entrenada puede también hacer este otro recorrido sin mayores problemas, aunque con mayor esfuerzo. Las Variaciones Solaris proponen, por tanto, un paisaje sublime, pero también una suerte de retrato. Porque, como ya se ha dicho, Solaris no es un planeta, o no es sólo un planeta, sino que se trata también de un alienígena, una forma de vida extraterrestre, un individuo, en definitiva, absolutamente original y único. Un cuerpo de proporciones cósmicas animado por una mente sobrehumana, un alma inescrutable y oscura. M. Duchamp quería crear pensamientos nuevos para viejos objetos. En las Variaciones Solaris se trata, en parte, de lo contrario: rescatar un viejo pensamiento para un objeto completamente inédito. Solaris, el largometraje dirigido por Andrei Tarkovski, basado en la obra de Lem, comienza con la visión, en cierto modo anticipatoria, de un estanque. Ese estanque sobre el que se demora la cámara, resulta, en mi opinión, tan inasequible, tan refractario al entendimiento, como la ameba autista de dimensiones planetarias, el ser súper inteligente pero indescifrable, que aparece más tarde como fondo protagonista del filme. Alguien ha dicho que la abstracción son los fondos elevados a la categoría de tema. Lo cual en este filme se muestra ejemplarmente. El fondo: el significante informe, el continuo que oculta lo real inalcanzable. El fondo, vieja aspiración mística de generaciones de artistas. Fundirse al fondo. Adherirse íntimamente a lo Real. Tonto como un pintor, decía un aforismo francés. Pintura retiniana, según la célebre descalificación de mi admirado Duchamp. Sólo que lo retiniano no existe. Sólo que lo retiniano no es nada. Y finalmente los Nenúfares en el estanque de Monet son tan cerebrales en su género como La crítica de la razón pura de Kant. Lo sensual, aquello que no se puede reducir ni traducir. Lo sensual, aquello que nos opone, en ese sentido, una resistencia invencible. Denostar la sensualidad es privarse gratuitamente de un encuentro placentero con la cosidad de las cosas. Después de todo, quizá se trate de un acto reflejo, una respuesta evolucionada y más certera a la opacidad del ser. DetaLLE técNico Título: Variaciones Solaris, Variación nº 1. Género: Paisaje. Subgénero: De planetas ficticios y desde puntos de vista estratosféricos. Estilo: Hiperrealista / Abstracto. Duración: 13 minutos, 20 segundos. Formato de vídeo: DVD vídeo, compresión MPG2 PAL (720x576 puntos), 25 cuadros por segundo. Formato de audio: Estéreo, compresión MP3. Origen de la imagen: Rotuladores de colores sobre papel y electrográfico. Origen del sonido: Electroacústico. Música: Sinkro Ensemble.

          + More details
          • Hero at Work, Zero at Home (When Wounds Won't Heal)

            25:02

            from It Is Written Oceania / Added

            238 Plays / / 0 Comments

            Claude Monet was a revolutionary genius who taught the world to see in a totally different way. But Monet's talented eye failed to see, really see, one critical thing: a girl named Camille. And she proved to be the most essential part, the true key, to his inspiration. Join the conversation at itiswrittenoceania.tv/watch/hero-at-work-zero-at-home-when-wounds-wont-heal or on Facebook at facebook.com/itiswrittenoceania Request your free copy of this weeks offer while stocks last at itiswrittenoceania.tv/read/blogs/free-offers (Australian and New Zealand residents only)

            + More details
            • Variaciones Solaris. Variación nº 1.

              12:20

              from Rubén Díaz de Corcuera / Added

              530 Plays / / 0 Comments

              CoNceptO EstéTiCo. Las Variaciones Solaris representan un triple intento expansivo. Expansión al tiempo y al espacio (literalmente, en ambos casos) y, también, expansión al sonido, de un género clásico, el paisaje. Esta serie de info o vídeo pinturas pertenece a la tradición de los plenairistas, los pintores de la escuela de Barbizon y sus geniales epígonos, los impresionistas. Aquellos artistas que optaron en la segunda mitad del siglo XIX por abandonar el estudio y enfrentar el motivo pictórico en su propio terreno, inaugurando, según algunos autores, la sensibilidad pictórica contemporánea. DIcho relato no está exento de contradicciones. La naturaleza representada por estos artistas resulta ser en muchas ocasiones un motivo adaptado, una realidad prefabricada o intervenida según una cierta idea de lo natural. Como el gran pintor Claude Monet para su famosa serie de Nympheas o Nenúfares, yo tampoco me he conformado con hacer una visita de pintor a un estanque natural sino que me lo he construido a la medida de mis necesidades pictóricas. Mi intención era igualmente tener a mano un motivo plástico interesante. Pero ha resultado, al final, un estanque un poco grande, lo que me ha obligado a retrasar considerablemente el caballete y adquirir un punto de vista, ciertamente, insólito. En las Variaciones Solaris fantaseo con la idea del artista astronauta, o del astronauta artista. La idea en todo caso del paisajismo de planetas. En mi opinión, también un planeta admite este punto de vista digamos pictórico o plástico. En la primera variación Solaris se conduce al público de un primer plano intransitivo, en el que es imposible encontrar ningún asidero, a un plano general en el que se reconoce, al final, de un modo genérico, un planeta. Queda mostrado o demostrado en esta primera entrega la extraña velocidad con la que puede pasarse de la abstracción a la iconicidad o figuración. Las Variaciones Solaris proponen, por tanto, un paisaje sublime, pero también una suerte de retrato. Porque, como ya se ha dicho, Solaris no es un planeta, o no es sólo un planeta, sino que se trata también de un alienígena, una forma de vida extraterrestre, un individuo, en definitiva, absolutamente original y único. Un cuerpo de proporciones cósmicas animado por una mente sobrehumana, inescrutable. M. Duchamp quería crear pensamientos nuevos para viejos objetos. En las Variaciones Solaris se trata, en parte, de lo contrario: rescatar un viejo pensamiento para un objeto completamente inédito. Solaris, el largometraje dirigido por Andrei Tarkovski, basado en la obra de Lem, comienza con la visión, en cierto modo anticipatoria, de un estanque. Ese estanque sobre el que se demora la cámara, resulta, en mi opinión, tan inasequible, tan refractario al entendimiento, como la ameba autista de dimensiones planetarias, el ser súper inteligente pero indescifrable, que aparece más tarde como fondo protagonista del filme. Alguien ha dicho que la abstracción son los fondos elevados a la categoría de tema. Lo cual en este filme se muestra ejemplarmente. Solaris es el fondo de toda la trama. El fondo: el significante informe, el continuo que oculta lo real inalcanzable. El fondo, vieja aspiración mística de generaciones de artistas. Fundirse al fondo. Adherirse íntimamente a lo Real. Tonto como un pintor, decía un aforismo francés. Pintura retiniana, según la célebre descalificación de mi admirado Duchamp. Sólo que lo retiniano no existe. Sólo que lo retiniano no es nada. Y finalmente los Nenúfares en el estanque de Monet son tan cerebrales en su género como La crítica de la razón pura de Kant. Lo sensual, aquello que no se puede reducir ni traducir. Lo sensual, aquello que nos opone, en ese sentido, una resistencia invencible. Denostar la sensualidad es privarse gratuitamente de un encuentro placentero con la cosidad de las cosas. Después de todo, quizá se trate de un acto reflejo, una respuesta evolucionada y más certera a la opacidad del ser. DetaLLE técNico. Título: Variaciones Solaris, Variación nº 1. Género: Paisaje. Subgénero: Paisaje de planetas ficticios y desde puntos de vista estratosféricos. Estilo: Hiperrealista / Abstracto. Duración, 13 minutos. Formato de vídeo: DVD vídeo, PAL (720x576 puntos), 25 cuadros por segundo. Formato de audio: Estereo. Origen de la imagen: Rotuladores de colores sobre papel y electrográfico. Origen del sonido: Electroacústico. Música: Sinkro Ensemble. FUndaMenTo. Solaris es el título de una novela de ciencia ficción publicada por el polaco Stanislaw Lem en 1961. El brillante relato de Lem dió lugar a dos magníficos filmes, uno dirigido por Andrei Tarkovsky en 1972 y otro más reciente dirigido por Steven Soderbergh en 2002. Ofrezco a continuación una sinopsis de la obra de Lem: En una estación científica establecida sobre el planeta SOLARIS, un mundo océanico situado a años luz de la Tierra, se están produciendo una serie de fenómenos extraños. Los científicos allí destacados parecen haber perdido la cordura. La agencia responsable del programa de investigación, envía al doctor Kris Kelvin, especialista en psicología de los astronautas, a averiguar lo que ocurre. SOLARIS es un planeta psíquico, una poderosa inteligencia extraterreste. Se sabe que piensa, no se sabe qué. Escapa hasta ese momento a la comprensión humana. La excede. Al llegar a Solaris, Kelvin se percata del enrarecido ambiente que reina en la estación Prometheus. Las instalaciones parecen abandonadas y los tripulantes Snaut y Sartorius presentan conductas psicóticas. Snaut lo recibe con desconfianza y Sartorius rechaza salir de su cubículo. Pronto descubre que el tercer tripulante, Gibarian, conocido suyo personal, se ha suicidado apenas unos días antes de su llegada a la estación. En todo caso, Snaut le previene ante la inminente llegada de unos misteriosos ”visitantes”. Cuando Kelvin se despierta horas más tarde encuentra a su lado en el lecho a Harey, la que fuera su esposa, el amor de su vida, muerta en dolorosas circunstancias, diez años antes. No es un fantasma, no es una alucinación. Su corporeidad es incontestable, y porta además casi todas las pruebas concebibles de ser ella misma y no una representación: sus rasgos, su estilo, sus gestos, su voz... Solaris es capaz de arrojar a sus investigadores humanos representaciones animadas de toda clase de seres, incluidos seres humanos ya desaparecidos, réplicas super icónicas de seres conocidos. Solaris sería en términos pictóricos, un retratista supremo. Sin embargo, este pequeño Dios se expresa a sí mismo en términos completamente abstractos. Esta dualidad abstracta/súper icónica de Solaris (abstracta como sujeto pasivo, super icónica como sujeto activo) me fascina en tanto que semiótico y, sobre todo, en tanto que pintor. El tema central de Las Variaciones Solaris es el propio Solaris como sujeto/objeto de interés pictórico. Solaris sEgÚn LEM 1. Solaris se extendía ante mis ojos, inmenso ya, chato [...] 2. Un velo cubrió el cielo anaranjado [...] 3. Yo oscilaba como la pesa de un péndulo gigante, en tanto el planeta, superficie estriada de surcos violáceos y negruzcos, se alzaba delante de mí como una pared [...] 4. Divisé las ondas apizarradas del océano, animadas de un débil movimiento, y de golpe las nubes subieron a gran altura, circundadas por un deslumbrante fulgor escarlata; más allá, el cielo leonado se volvió ceniciento, lejano y apacible [...] 5. …volví a ver las olas del océano como centelleantes crestas de mercurio [...] 6. Aquellas olas negras, de reflejos sanguinolentos, bajo el sol hundido [...] 7. el agua brillaba con un resplandor grasoso, y las olas mismas parecían segregar un aceite de tintes rosáceos [...] 8. El planeta gravita alrededor de dos soles, un sol rojo y un sol azul [...] 9. Se estudió asimismo la superficie del planeta, cubierta por un océano tachonado de islas innumerables, que podían definirse como altiplanicies. La superficie total de estas islas es inferior a la superficie de Europa, aunque el diámetro de Solaris sobrepasa en un quinto el diámetro de la Tierra [...] 10. …carácter activo de los movimientos oceánicos [...] 11. …se había admitido que el océano era una formación orgánica (nadie, en aquellos tiempos, se había atrevido aún a llamarla viviente). Pero en tanto los biólogos lo consideraban como una formación primitiva (una especie de entidad gigantesca, una célula fluida, única y monstruosa que llamaban "formación prebiológica" y que rodeaba el globo como una envoltura coloidal, en algunos lugares de un espesor de varios kilómetros), los astrónomos y los físicos afirmaban en cambio que aquella era una estructura organizada, que había evolucionado de modo extraordinario; según ellos, el océano era una entidad mucho más compleja que las estructuras orgánicas terrestres, puesto que era capaz de influir eficazmente en el trazado de la órbita [...] 12. …máquina plasmática, es decir una formación quizá privada de vida, de acuerdo con nuestras concepciones, pero capaz de emprender actividades útiles [...] 13. …informe masa viscosa [...] 14. …océano genial [...] 15. Cuando yo era estudiante —en el intervalo se habían recogido nuevos informes— se admitía ya en general la existencia de vida en Solaris, aunque limitada a un único habitante [...] 16. El segundo tomo de Hughes y Eugel, que yo seguía hojeando maquinalmente, comenzaba con una sistematización tan ingeniosa como divertida. La tabla de clasificaciones incluía tres definiciones: Tipo: Polítero; Orden: Sincitialia; Categoría: Metamorfo. Como si conociéramos una infinidad de ejemplares de la especie, cuando en realidad no había más que uno, aunque pesaba, es cierto, setecientos billones de toneladas [...] 17. El océano —fuente de impulsos eléctricos, magnéticos y gravitatorios— se expresaba en un lenguaje en cierto modo matemático [...] 18. un monstruo dotado de razón, un océano-cerebro protoplasmático que envolvía todo el planeta y perdía el tiempo en consideraciones teóricas extravagantes acerca de la realidad del universo. Nuestros aparatos habían interceptado fragmentos minúsculos de un monólogo prodigioso e inacabable que se desarrollaba en las profundidades de un cerebro desmesurado, y escapaba forzosamente a nuestra comprensión. [...] 19. Aquella superficie ondulante era capaz de generar muy diversas formaciones, que en nada se parecían a lo conocido en la Tierra, y la función —proceso de adaptación, de reconocimiento o vaya a saber qué— de esas bruscas erupciones de "creatividad" plasmática continuaba siendo un enigma.[...] 20. …océano pensante [...] 21. …cerebro gigantesco, prodigiosamente desarrollado [...] 22. El océano se entregaba a transformaciones innumerables, a una "autometamorfosis ontológica" [...] 23. …todo hombre de ciencia que se dedique al estudio de la Solarística tiene la indeleble impresión de percibir los fragmentos de una construcción inteligente, genial acaso, mezclados sin orden con producciones absurdas, aparentemente engendradas por el delirio. Así nació, en oposición a la concepción "océano-yogui", la idea del "océano-autista" [...] 24. El océano viviente tenía bajíos y fosas; las islas, recubiertas de un sedimento mineral en descomposición, participaban sin duda de la naturaleza del fondo del océano; [...] 25. Un resplandor insoportable avanzaba por el horizonte, persiguiendo a un ejército de sombras espectrales que se levantaban entre las olas y se alargaban hacia la estación. Amanecía. Luego de una hora nocturna, el segundo sol del planeta, el sol azul, subía en el cielo 26. Entornando los ojos, me aventuré a echar otra ojeada por la abertura del cortinado: una superficie de metal fluido vibraba y palpitaba bajo un cielo de llamas blancas [...] CoNceptO EstéTiCo Las Variaciones Solaris representan un triple intento expansivo. Expansión al tiempo y al espacio (literalmente, en ambos casos) y, también, expansión al sonido, de un género clásico, el paisaje. Esta serie de info o vídeo pinturas pertenece a la tradición de los plenairistas, los pintores de la escuela de Barbizon y sus geniales epígonos, los impresionistas. Aquellos artistas que optaron en la segunda mitad del siglo XIX por abandonar el estudio y enfrentar el motivo pictórico en su propio terreno, inaugurando, según algunos autores, la sensibilidad pictórica contemporánea. Este relato no está exento de contradicciones. La naturaleza representada por estos artistas resulta ser en muchas ocasiones un motivo adaptado, una realidad prefabricada o intervenida según una cierta idea de lo natural. Como el gran pintor Claude Monet para su famosa serie de Nympheas o Nenúfares, yo tampoco me he conformado con hacer una visita de pintor a un estanque natural sino que me lo he construido a la medida de mis necesidades pictóricas. Mi intención era igualmente tener a mano un motivo plástico interesante. Pero ha resultado, al final, un estanque un poco grande, lo que me ha obligado a retrasar considerablemente el caballete y adquirir un punto de vista, ciertamente, insólito. En las Variaciones Solaris fantaseo con la idea del artista astronauta, o del astronauta artista. La idea en todo caso del paisajismo de planetas. En mi opinión, también un planeta admite este punto de vista, digamos pictórico o plástico. En la primera variación Solaris se conducía al público de un primer plano intransitivo, en el que no había nada reconocible, a un plano general en el que se reconocía al final, de un modo genérico, un planeta. Quedaba demostrado en esta primera entrega la extraña velocidad con la que podía pasarse de la abstracción a la iconicidad o figuración. En esta segunda variación nos hemos propuesto exactamente lo contrario (transitar de lo figurativo a lo abstracto). Considero que una sensibilidad adecuadamente entrenada puede también hacer este otro recorrido sin mayores problemas, aunque con mayor esfuerzo. Las Variaciones Solaris proponen, por tanto, un paisaje sublime, pero también una suerte de retrato. Porque, como ya se ha dicho, Solaris no es un planeta, o no es sólo un planeta, sino que se trata también de un alienígena, una forma de vida extraterrestre, un individuo, en definitiva, absolutamente original y único. Un cuerpo de proporciones cósmicas animado por una mente sobrehumana, un alma inescrutable y oscura. M. Duchamp quería crear pensamientos nuevos para viejos objetos. En las Variaciones Solaris se trata, en parte, de lo contrario: rescatar un viejo pensamiento para un objeto completamente inédito. Solaris, el largometraje dirigido por Andrei Tarkovski, basado en la obra de Lem, comienza con la visión, en cierto modo anticipatoria, de un estanque. Ese estanque sobre el que se demora la cámara, resulta, en mi opinión, tan inasequible, tan refractario al entendimiento, como la ameba autista de dimensiones planetarias, el ser súper inteligente pero indescifrable, que aparece más tarde como fondo protagonista del filme. Alguien ha dicho que la abstracción son los fondos elevados a la categoría de tema. Lo cual en este filme se muestra ejemplarmente. El fondo: el significante informe, el continuo que oculta lo real inalcanzable. El fondo, vieja aspiración mística de generaciones de artistas. Fundirse al fondo. Adherirse íntimamente a lo Real. Tonto como un pintor, decía un aforismo francés. Pintura retiniana, según la célebre descalificación de mi admirado Duchamp. Sólo que lo retiniano no existe. Sólo que lo retiniano no es nada. Y finalmente los Nenúfares en el estanque de Monet son tan cerebrales en su género como La crítica de la razón pura de Kant. Lo sensual, aquello que no se puede reducir ni traducir. Lo sensual, aquello que nos opone, en ese sentido, una resistencia invencible. Denostar la sensualidad es privarse gratuitamente de un encuentro placentero con la cosidad de las cosas. Después de todo, quizá se trate de un acto reflejo, una respuesta evolucionada y más certera a la opacidad del ser. DetaLLE técNico Variaciones Solaris, Variación nº 1. Género: Paisaje. Subgénero: De planetas ficticios y desde puntos de vista estratosféricos. Estilo: Hiperrealista / Abstracto. Duración, 13 minutos. Formato de vídeo: DVD vídeo, PAL (720x576 puntos), 25 cuadros por segundo. Formato de audio: Estereo. Origen de imagen: Rotuladores de colores sobre papel y electrográfico. Origen del sonido: Electroacústico. Músicos: Sinkro Ensemble.

              + More details
              • Turner – Monet – Twombly: Later Paintings (comparative exhibition in Stuttgart)

                04:41

                from Kunst+Film / Added

                307 Plays / / 0 Comments

                Impressions of the exhibition "Turner – Monet – Twombly: Later Paintings" from 11.02.2012 to 28.05.2012 at the Staatsgalerie Stuttgart... read more in German: Impressionen der Ausstellung "Turner – Monet – Twombly: Later Paintings" vom 11.02.2012 bis 28.05.2012 in der Staatsgalerie Stuttgart. Trilogie reiner Sinnes-Eindrücke: Die Staatsgalerie führt verblüffende Parallelen zwischen drei Ausnahme-Malern vor. Womit sie die kryptische Kunst von Twombly erhellt – seine Bilder-Rätsel lösen sich in Traditionslinien auf. Einen ausführlichen Bericht finden Sie bei "Kunst+Film": http://kunstundfilm.de/2012/05/turner-monet-twombly-later-paintings/

                + More details
                • AMAM In-Depth: Claude Monet's "Garden of the Princess (Louvre)"

                  05:06

                  from Allen Memorial Art Museum / Added

                  243 Plays / / 0 Comments

                  Dr. Andria Derstine, John G.W. Cowles Director of the Allen Memorial Art Museum, discusses one of our two paintings by the French painter, Claude Monet.

                  + More details
                  • Ravel Piano concerto in G Visualization

                    00:46

                    from Sara McHattie / Added

                    22 Plays / / 0 Comments

                    This video was the final project on one of my classes, where we had to take the music of Maurice Ravel, analyze it and create a video visualization that matches the analysis. I also chose to use the artwork of Claude Monet because one can't think about early 20th century composers, like Ravel, without relating them to the impressionist art movement of the time.

                    + More details
                    • Claude Monet

                      06:59

                      from Darwin Carlisle / Added

                      199 Plays / / 1 Comment

                      David Lee's Dream House presents a music video to Pete Band from The Really Cooks.

                      + More details

                      What are Tags?

                      Tags

                      Tags are keywords that describe videos. For example, a video of your Hawaiian vacation might be tagged with "Hawaii," "beach," "surfing," and "sunburn."